Rutinas, periódicos y ratas

Tan difícil como la vida diaria, y tan fácil como escarbar en un cuenco de frutos secos en busca de nuestro kiko elegido – sí, porque a nadie le gustan esos duros garbanzos blancos, pero ahí siguen los jodios — la vida diaria pasa a nuestro lado y sólo nos damos cuenta por la noche de lo que se nos ha olvidado hacer, o de lo que tendremos que hacer al día siguiente. Sin contar las surrealistas cosas que nos pueden ocurrir a cada uno mientras decidimos efectuar nuestras rutinas.

En mi caso, una gaviotas y a veces unos gavilanes, intentan despertarme cada mañana a eso de las 6:00 AM porque se acomodan en mi ventana, pues vivo en un último piso. Al principio las odiaba – Hijas de puta, que se ponen en mi ventana a gruñir como vocingleras de parto a las seis de la mañana – pero luego les pillé el gusto como despertador matutino, más vale eso que el PI PI PI PI PI PI rutinario del Casio a pilas que se acomoda en la mesilla.

Total, os comentaba algo sobre cómo nos afecta la rutina y como esta se nos rompe en un plis plas por causa de algo o alguien, haciendo que cada día sea diferente. Durante la semana no voy a la cafetería, pero si suelo leer los periódicos en la biblioteca de la universidad que están intactos, vírgenes e inmaculados ( ya me gustaría a mí poder gastarme el sustento todos los días en cafetes, periódicos y charlas gratuitas como algunos funcionarios hacen cuando trabajan, sí, porque cuando no trabajan hacen otras cosas; véase hacer Powerpoints graciosos y hacer re-envíos y re-envíos de correos de mierda que a su vez le re-envían otros de su misma índole, pero que al final consiguen llegar a nuestras bandejas de entradas, igual que la publicidad del telepizza se cuela en los buzones de nuestros edificios).

Pero los fines de semana me habitúo a leer los periódicos tranquilamente, acompañado de un asiático bien caliente – Café típico de la zona cartagenera – y esta vez me crucé con una cola de espera de una media hora, pues estaban todos pillados. No pude disfrutar ni de La Verdad, ni de La Opinión, ni de EL País, ni el Marca, ni Sport… tan sólo de una revista que acostumbro a visitar y en menuda refriega estuve a punto de meterme mientras leía un par de líneas. Por cierto, la norma por la cual se definió la cola fue así:

—- << Oye, cuando termines me lo das que estoy ahí atras eh?>> dijo uno, que acaba de llegar con aires y algo maleducado.

—- << Disculpa, pero yo voy antes >> dijo otro respetuosamente.

Y yo sentado en la barra dándole sorbos al café por costumbre y cagándome en mis difuntos de lo caliente que estaba, me miraba afligido en el espejo sin saber qué hacer, pues vine a leer papel reciclado, y casi me voy con cara de cartón. Asique le pregunte al Pijelas repeinado que estaba sentado a mí lado, si había algo interesante, cual respuesta fue:

<< Pone lo mismo que hoy, pero con diferentes palabras >>

Me enseñó la portada del periódico y nos entró la risa. El gilipollas que había detrás me miraba con cara amarga, por si con tanta risa, la del Pijelas y la mía, le iba a escamotear el periódico. Al fondo vi a una señora pagar la cuenta y me lancé a preguntarle si había terminado con la revista, a la que muy gentilmente accedió a darme. El jofainas, me volvía a mirar pues el Pijelas estaba a punto de irse y el momento del colofón se acercaba porque algo ocurrió; ( las prisas, las prisas que nos llevan por el camino de la amargura ) El idiota se empapó con el café al levantarse y el Pijelas que estaba con la risa floja, no pudo evitar emitir una carcajada.

<< De que te ríes imbécil, a ver si te parto la cara >> le dijo el malfollao al repeinado, después de cómo este, vio a través del espejo, como se tronchaba.

<< Chss, a ver a quien vas a partirle la cara tu, mendrugo>> Decía otro que estaba sentado junto a la barra, con barba de tres días y camiseta vieja cuya publicidad le delataba como posible obrero, al que sólo conozco de vista, porque periódicos ya nos habíamos pasado antes como si fueran cromos de PANINI. Ya sabéis. Amistades anónimas que se ganan con la rutina y desde el respeto. Le hizo un ademán al Pijelas con la cabeza como diciendo: Tu tranquilo Jefe, que aquí estoy yo.

El gilipollas, bastante alto y de aspecto varonil, musculoso y metrosexual con las cejas muy depiladas mutiló su chulería limpiándose con servilletas la mancha que inundaba sus pantalones. El Pijelas pagó la cuenta, dejó el periódico encima y se fue, como el que no quiere problemas. El barbas miraba la situación con detalle, por si las moscas. El jofainas (Esta vez, fue precavido y no se manchó) se acercó a coger el periódico y volvió a sentarse.

<< Joeeeeerr, que es de ayer. Cago en dios>> decía en voz alta el muy imbécil.

Asique reflexionando sobre la situación, sorbo a sorbo,volví a mi rutina,  donde un gilipollas, mendrugo, papanatas, majadero, y zascandil  casi nos la desbarata, pues imaginaos lo surrealista de la situación, que si cambiaramos el cafe por el whisky, podría parecer una peli del oeste donde las sillas salen por los aires mientras todos los que estamos en la barra del café empezamos a darle de ostias, bolsazos de la señora incluidos, para enseñarle modales de los buenos a ese HIJO DE LA GRAN PUTA, pues aunque no lo hicimos, todos lo pensamos.

Después cada uno agachó la cabeza y fue a lo suyo, ya sabéis, como el que no quiere problemas.

Yo en particular, seguí leyendo el artículo de un escritor y paisano mío en la revista XL SEMANAL, que casualmente se titulaba: “Siempre las mismas ratas”

 

Mario Vera Méndez

Advertisements

One response to “Rutinas, periódicos y ratas

  1. Jajajaja!! Grandísimo artículo !! hoy en día la gente esta perdiendo muchos modales, nos creemos los amos del mundo. Si yo hiciera eso alguna vez, y fuese por ahí, que me peguen dos ostias para que espabile!!

    Muy bueno!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s